noticias

en ARTe 41 podrás pintar en clases semanales de acuarela, óleo y otras técnicas, dibujar con grafito y carboncillo, así como aprender técnicas de modelado y vaciado

búsqueda en este blog y sus enlaces

martes, 7 de abril de 2015

CRÓNICA DE LAS XIX JORMADAS DE ACUARELA DE PRIEGO DE CÓRDOBA


Durante los días 28, 29, 30 y 31 de marzo se han celebrado en Priego de Córdoba la XIX edición de las jornadas de Acuarela en  las que he tenido el honor de participar como artista invitado.
La primera gran sorpresa fue Priego. Entre montes llenos de olivos y recortada en el horizonte se presentaba Priego con una monumentalidad paisajística impresionante. La observación de esta vista no podía sino invitar a sacar los pinceles y empezar cuanto antes.

Panorámica de Priego. 70x50

Pintando desde el Hotel Rio Piscina.
 Se desarrollaron las jornadas aprovechando el tiempo al máximo. Dos sesiones teóricas y cinco pintando al aire libre. De nueve de la mañana a ocho de la tarde con un breve descanso para comer. Mas la jornada del martes por la mañana que fue especial.





Pintando en el campo

 El grupo, como puede comprobarse, estaba formado por auténticos apasionados por la Acuarela. Con esas dos grandes características de los acuarelistas como son. su amor a la belleza, siendo sensibles a lo que tienen delante de sí, y un auténtico y sano afán de superación.
Rincon de calle de Priego. 30x40


 La mañana del Domingo fue especialmente bonita. Nos fuimos a pintar al campo. A una finca de nuestra compañera Leonor. Desde allí se veía un paisaje realmente pintoresco con Priego al fondo y el campo verde primaveral lleno de árboles y casas de campo.




 La mañana del Lunes nos puso a prueba. El sol de frente, el calor... pero ahí... sin miedo. Constatándose una vez mas que para los acuarelistas no hay mas obstáculo que la propia obra.


 Por la tarde la lucha se centró en los claroscuros cambiantes de bellísimas y estrechas calles llenas de macetas. El sol proyectaba sombras y recortaba blancos realmente espectaculares.


 Pintar una acuarela es, además de un viaje al interior, una vivencia muy especial.  Una experiencia única y bella. Permanecer junto a tu acuarela mientras la creas es un tiempo de calidad que no se olvida. Una aventura entre lo plástico y lo  "espiritual". Entre lo espontaneo y lo razonado. Y casi siempre en el estrecho hilo que separa el éxito del fracaso.


No olvidaré estos intensos días que hemos pasado juntos pintando. Con un ambiente tan cordial y afectuoso que me sentí en familia. Espero que nuestros destinos vuelvan a cruzarse.

 Agradezco al Patronato Municipal Adolfo Lozano Sidro la organización de estas Jornadas y en particular a Miguel Forcada que apuesta por la Cultura y el encuentro de los acuarelistas en Priego de Córdoba.

 Luis Lomelino.